MUNDO INDÍGENA
Suplemento de MILENIO Diario y SEPRADI, 14 de agosto de 2009/ Número 7

CULTURA

 
Tenor zapoteco reconocido en Alemania visita México
 
Edilberto Regalado viene a interpretar canciones de su pueblo

 
El tenor juchiteco Edilberto Regalado
Edilberto Regalado Ordóñez vive en Europa desde 1996 donde, como tenor, interpreta papeles protagónicos de óperas de distintos compositores. Estudió la carrera de cantante de ópera y de concierto en el Conservatorio Nacional de Música y al terminar participó en un concurso internacional en la ciudad de Nueva York, donde ganó una beca para estudiar en la Casa de Ópera de Zurich, Suiza. De visita en México, invitado por la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) a participar en el Segundo Festival de Música Indígena Contemporánea, concedió una entrevista exclusiva a MUNDO INDÍGENA.
 
A hacer carrera en Europa
"Me gusta cantar de todo, porque en cada cosa que cantas pones tu corazón, tus ganas, tu energía. Para mí el canto es algo muy bello", expresa Edilberto. Zapoteco originario de Juchitán, Oaxaca, radica desde 1997 con su esposa y su hija en Alemania, primero en Fiensburg y posteriormente en Eisenach, pueblo natal de Johann Sebastian Bach, donde hasta 2005 trabajó como tenor principal en la Casa de Ópera.
 
"Me va bien en Alemania, es un país que tiene muchos teatros por lo que hay trabajo para los cantantes todos los días y eso es ideal para hacer carrera. Antes estaba de fijo en el teatro de Eisenach y no tenía oportunidad de salir o de participar en estos eventos increíbles, como el organizado por la CDI. Ahora canto en diferentes teatros, pues ya con 35 roles de ópera en mi repertorio y tantos años en el escenario, cantando casi diario con orquesta, adquirí la formación que quería tener; ahora soy un cantante libre que acepta invitaciones para todos lados", cuenta.

A la pregunta de por qué se dedicó a la ópera responde: "Mi papá era una persona muy simpática que tenía una presencia increíble, entonces siempre me cantaba de niño y con un gesto agradable. Cuando mi papá murió como que quise revivir esa imagen de él cantando, entonces un día mi mamá me dijo "hijo tú no cantas como tu papá" y eso fue lo que me movió a empezar a estudiar canto. Así empecé y ya después de algún tiempo dije: estoy aquí en el conservatorio a punto de terminar, si no me muevo de aquí ya me quedé en México. Me enteré de que había una audición en Nueva York y me presenté".

Fue así como inició su carrera en el extranjero pues, según explica, en México no hay tradición de ópera, "en Bellas Artes, por ejemplo, hacen una temporada al año, se presenta una ópera cuatro o cinco veces y hacen como cuatro o cinco producciones y ya se terminó, entonces no puedes esperar hacer una carrera aquí; en cambio en Europa en cada pueblito, en cada ciudad, tienes oportunidad de cantar".

Antes de viajar a Europa hizo su debut en el Palacio de Bellas Artes en 1993 con "papeles chiquitos", cantó ese mismo año en el Festival Internacional Cervantino y fue miembro del grupo Solistas Ensamble, del Instituto Nacional de Bellas Artes. En 1996 obtuvo una beca del Fondo Nacional para la Cultural y las Artes (Fonca), que le permitió solventar sus gastos mientras estudiaba en Suiza. Regresó a México en 2007 para actuar en la inauguración del Teatro de la Ciudad de Juchitán, donde fue nombrado Hijo Predilecto, y cantó también en el teatro Macedonio Alcalá de la ciudad de Oaxaca.

Música zapoteca
Desde que comenzó a cantar, Edil-berto Regalado interpreta melodías en zapoteco, piezas típicas de su tierra. Si bien hasta ahora no las ha difundido en Europa, en esta visita a México tiene la intención de grabar un disco compacto con la CDI y, además de que circule en México, promoverlo en otros países. En 2007 presentó en Oaxaca un programa de música juchiteca adaptada a su voz de tenor y ahora, en el Segundo Festival de Música Indígena Contemporánea, en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, interpretó un programa similar, con piano, violines, chelo, contrabajo y guitarra, que en septiembre quiere presentar en Oaxaca y en Juchitán con la orquesta sinfónica completa, tras las correspondientes adaptaciones.

"La música la recopilamos nosotros, para las canciones escribo yo las melodías y se las paso a un pianista que les pone una armonía y hace el arreglo para cuerdas. Escogí también un guitarrista que toca música popular en Juchitán, entonces conoce estos ritmos. Es música de festividades que hay en Juchitán, por ejemplo la fiesta de las Velas, esas canciones y piezas que tocan las bandas, son majestuosas e increíbles. Ese es el repertorio que retomamos y la música de los tríos y de compositores juchitecos que ajustamos a mi voz de tenor, porque generalmente son bajas y yo las transporto cinco notas más arriba y suena muy bonito".

Regalado se muestra emocionado cuando habla de la música de su pueblo y comenta: "La grandeza es llevar tu origen, es saber lo que eres y con esa bandera de lucha o eres grande, o eres chico o no eres nada, yo pienso que la psicología es así, si tú no reconoces y aceptas lo que eres pues no tienes base, entonces resbalas a cada rato, te mientes y te desconoces a ti mismo". Considera que debe rescatar la música zapoteca al ser un tenor que ha trascendido las fronteras de su pueblo y piensa que la grabación del disco mencionado es "una oportunidad de lograr un sueño que siempre he tenido, cantar y enaltecer mi lengua".

"La gente no valora a los indígenas, menosprecia y ese es uno de los problemas de nuestro país, si nosotros valoráramos a toda nuestra gente entonces seríamos grandes, seríamos una sola cosa y creceríamos juntos", afirma y continúa: "Por ejemplo en la televisión yo no veo a ningún indígena actuando, a mí me gustaría ver actores morenos, actores indígenas, porque los indígenas somos bellos también, hay gente bella. Estoy cansado de ver siempre caras que no son de nuestra gente, es una crítica que haré siempre que tenga oportunidad".

Siempre hay que estudiar
 
Regalado en el papel del Rey Carlos en la ópera "Juana de Arco"
de Tchaikovsky
Edilberto habla zapoteco, español, alemán, italiano y un poco de francés e inglés. Además conoce la fonética del náhuatl y el latín, pues en todos estos idiomas ha cantado. Afirma que cuando canta en alguna lengua, "si no la hablo, conozco la fonética para saber pronunciar y saber lo que canto, porque si no ¿qué emoción le aplicas a la frase que cantas?".
 
Además de estudiar en el conservatorio, cursó la carrera de ingeniería química industrial en el Instituto Politécnico Nacional, aunque nunca se dedicó a esa profesión. Vivió en Juchitán hasta los 15 años y después se trasladó a continuar sus estudios en la ciudad de México.
 
"Siempre he sido una persona muy tenaz, siempre he estudiado constantemente el canto, día tras día, soy muy tenaz y fanático de eso, hasta ahora sigo estudiando, aunque no estudie con maestros sigo cultivando mi voz para poder hacer arte, es como las bailarinas, tienes que mantenerte en forma para que las cosas se presenten en forma fácil", relata y dice que le gustaría ser famoso y que ahora, con la experiencia que tiene, puede ser el momento de lograrlo. "Lo que tienes que hacer son cosas increíbles, salir a hacer cosas maravillosas en el escenario, poner el corazón en lo que haces y no estar fingiendo para ganarte un lugar. Yo siempre he sido exigente conmigo mismo y con mi voz, espero el momento y voy calculando, antes no veía el momento adecuado, pero ahora sí", concluye.

Margarita Warnholtz
Fotos: :Emmanuel Audelo E./ cortesía E.Regalado
 
 
 
 
 

 Siguiente  Índice